Tu carrito

Tu carrito

0,00 €
Importe total:
el vidrio 

Botellas de plástico

La moda de beber agua embotellada, en muchos casos es inútil, y hasta hace muy poco tiempo ha sido algo muy cuestionado en diferentes países ¿Por qué pagar por algo que podemos conseguir casi gratuitamente? Sin embargo, debido a la influencia de grandes campañas publicitarias, que son las responsables de dicha tendencia, se ha convertido en algo usual. La mayoría de las botellas de agua embotellada (hasta 1.5 litros) están hechas de plásticos PET, que pueden ser dañinos para la salud debido a las sustancias que pueden desprender al agua, y contaminan el medio ambiente. Veamos ahora cuáles son los inconvenientes (y también las escasas ventajas) que tienen las botellas de agua de plástico.

 

La historia detrás del agua embotellada

 

 

INCONVENIENTES DEL AGUA EMBOTELLADA

 

PARA LA SALUD:

 

El plástico denominado PET (tereftalato de polietileno ) es el material del que están hechas la mayoría de las botellas para agua embotellada. Dicho PET se ha demostrado que desprende antimonio al agua y esta sustancia ha sido catalogada por la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer) dentro del grupo 2B (lo que significa que causa cáncer). Los resultados de investigaciones recientes muestran que el antimonio se desprende aun más cuando las botellas están expuestas a altas temperaturas y/o cuando el agua se almacena en PET por mucho tiempo. Por otro lado, al contrario de lo que dicen algunos medios de comunicación, el PET no desprende BPA (bisfenol A).

 

PARA EL MEDIO AMBIENTE:

 

Las botellas de plástico tienen consecuencias negativas directas e indirectas para el medioambiente.

 

  • Consumo de energía

 

El consumo de energía procedente del petróleo así como materiales derivados del mismo, intervienen en muchas fases de la producción del agua embotellada. Derivados del petróleo se usan como materiales base y como fuente de energía (normalmente procedente de la quema de combustibles fósiles) para producir las botellas,  en el procesamiento del agua, para el embotellado, y finalmente para el transporte que tiene lugar en cada fase de su ciclo de vida. En el caso de que la venta del agua embotellada tenga lugar localmente, el mayor consumo de energía se dedica a la producción de las botellas, pero cuando hablamos de transportar el agua a distancias mayores, el transporte se lleva el primer puesto. Podríamos concluir por tanto, que se gastan grandes cantidades de energía para finalmente obtener el mismo resultado que al abrir el grifo.

 

 

  • Huella de carbono

 

La huella de carbono es proporcional a la cantidad de energía que se consume al producir una unidad de producto. En el caso de una botella de plástico, dicha huella es considerable, principalmente debido a la intensidad energética de su proceso de elaboración y transporte, así como la baja tasa de reciclado que tiene el plástico (en la UE tan solo el 21.3% de los plásticos se recicla y el 30% se quema para recuperar energía[1]). Los resultados de diferentes análisis que se han realizado muestran valores que varían entre 173 y 250g de CO2 por litro de agua embotellada, lo que se traduce en una huella 6000 veces mayor que la que deja un litro de agua del grifo. Más…

 

  • Basura

 

Las botellas de plástico tienen un bajo índice de reciclado. Un ciudadano corriente de la UE compra de media 104 litros de agua embotellada al año. La mayoría de estas botellas son de plástico, con lo que en teoría se venden más de 50 billones de botellas de plástico de un litro en Europa al año. Si ahora consideramos los datos que hay sobre la eficiencia en el reciclado y lo que se dedica a producción energética (mediante la quema de plásticos), casi 25 billones de botellas de plástico acaban anualmente en los vertederos o incluso peor, se desechan y acaban tirados en el medio natural. Más...

 

 

COSTE:

 

El precio del agua embotellada y la del grifo varía de un país a otro dentro de la UE y también en el resto del mundo. Pero la diferencia entre ambas son enormes en todos los lugares. Por ejemplo en Eslovenia, el agua embotellada es de 274 a 2695 veces más cara que el agua del grifo [3], en Estados Unidos 2270 veces [4] más cara. El que se siga pagando semejante sobreprecio por un mismo producto, es todo un éxito del que son responsables los departamentos de marketing de la industria del agua embotellada, algo de lo que seguramente están muy orgullosos.

 

PARA LA SOCIEDAD:

Se acusa a la industria del agua embotellada de la comercialización y privatización de un bien supuestamente común, que es el agua. Hay muchos individuos y organizaciones en el mundo que exigen que se prohíba el utilizar el agua con ánimo de lucro. De hecho, esto ya causa problemas y conflictos en algunos países en los que se han agotado o privatizado las fuentes de agua. El documental “Tapped” habla sobre estos problemas.

 

 

VENTAJAS DEL AGUA EMBOTELLADA

 

ZONAS EN CRISIS:

 

Hay lugares donde el agua embotellada es la única fuente de agua disponible, como por ejemplo en áreas afectadas por desastres naturales u otro tipo de crisis (guerras, agua de grifo inexistente…)

 

LUGARES DONDE LA CALIDAD DEL AGUA DEL GRIFO NO ES APTA PARA EL CONSUMO HUMANO:

 

Hay lugares donde el agua del grifo no satisface los estándares sanitarios. Si no hay otra alternativa (que no afecte negativamente a nuestra salud y el medio ambiente), el agua embotellada quizá es la única opción. La UNEP declaró en su informe “Freshwater in Europe” [5] que más del 10% de los euro residentes beben agua del grifo potencialmente peligrosa.

 

COMODIDAD:

 

Lamentablemente, una de las razones principales por las que la gente compra agua embotellada es por comodidad, aunque los productores no lo admitan. Vivimos en una sociedad muy dinámica y en la que las personas experimentan gran movilidad cada día. Lo más fácil en estos casos es comprar agua embotellada cuando tenemos sed, ya que rellanar de agua una botella reutilizable requiere cierto esfuerzo y planificación. Sin embargo, conocer los inconvenientes del agua embotellada debería animarnos a vencer esa “pereza”. Adicionalmente, el volver a disponer de fuentes en lugares públicos y el movimiento social que promueve el beber agua del grifo también podría ayudar.

 

Como vemos, el beber agua embotellada también tiene sus ventajas. Es por ello que nuestra intención no es oponernos totalmente a ello, sino reducir la compra innecesaria y excesiva de agua embotellada. Ésta debería de cumplir su función básica, que es suministrar agua a aquellos lugares y situaciones donde sea la única opción. Con lo que no estamos de acuerdo, es con la producción y consumo en masa del agua embotellada como consecuencia directa de una demanda elaborada, creada por un marketing muy persuasivo.

 

LA SOLUCIÓN:

 

  • Botellas de plástico reutilizables libres de BPA u otros sustancias toxicas

 

Muchas de las botellas reutilizables de plástico que podemos encontrar en el mercado están fabricadas con un plástico más duro. Normalmente no desprenden antimonio al agua y son una mejor opción frente a los PET (el plástico usado para la mayoría de botellas de agua embotellada) desde el punto de vista medioambiental y económico, ya que están pensadas para ser reutilizadas con agua del grifo siempre que sea posible. No obstante, hay que enfatizar el hecho de que su elaboración es energéticamente intensa y la tasa de reciclado de los materiales plásticos con los que están fabricadas es relativamente baja. Estudios recientes hechos en Estados Unidos muestran que numerosos tipos de botellas de plástico duro pueden desprender Bisfenol A (BPA), el cual, “se ha demostrado que puede interferir en el desarrollo reproductivo de animales, y se ha ligado a enfermedades cardiovasculares y diabetes en los seres humanos, entre otros” [6]. Por ello, muchos fabricantes han dejado de usar BPA, sin embargo ha tenido que ser reemplazado por otro químico. El BPS es uno de ellos, el cual quizá no sea nada más beneficioso que el BPA [7].

 

  • Botellas reutilizables hechas de aluminio o acero

 

Aunque la industria del metal consume mucha energía, se puede decir que las botellas de metal son más respetuosas con el medioambiente. Especialmente el aluminio, tiene una alta tasa de reciclado debido a su precio y sus características físicas que lo hacen reciclable casi infinitamente. Adicionalmente, el metal es un material muy resistente y duradero, lo que hace que este tipo de botellas tenga una vida útil muy larga y se amortice su coste fácilmente. Sin embargo, algunos de estos envases están hechos con metales de baja calidad y recubiertos de una capa de BPA (utilizada como protección frente a la corrosión) [8]. Muchos de los fabricantes más reconocidos de este tipo de productos han dejado de usar BPA como protección ante la corrosión debido a los problemas antes mencionados.

 

  • Botellas de vidrio

 

Una botella de vidrio corriente puede ser un buen sustituto de una botella de plástico. Es respetuosa con el medio ambiente, ya que es apta para reutilizarla con agua del grifo siempre que sea posible. Además el vidrio, en teoría, se puede reciclar infinitas veces.[9] Por otro lado, es un material inerte que prácticamente no tiene ninguna interacción con el agua. Pero el principal problema de usar botellas de vidrio corrientes es que son más frágiles que otros materiales, y si no disponen de alguna protección extra frente a golpes se aconsejan para uso estacionario y se debe tener cierto cuidado.

 

  • Las botellas Flaska

 

La botella Flaska es nuestra solución frente a los problemas sanitarios,  medioambientales, económicos y sociales causados por el agua embotellada. Está hecha de vidrio, lo cual ya hemos visto que es el mejor material para beber agua y contener alimentos, y se puede reciclar en otros productos de igual calidad y/o función. Flaska nos anima a que bebamos agua del grifo y nos ayuda a reducir la huella de carbono que generamos por el hecho de beber agua (menos basura, menos gasto de energía, menos emisiones de carbono). La botella Flaska viene equipada con una funda de distintos materiales que la protege frente a golpes, de los cambios de temperatura y de los efectos de la luz solar. De esta manera las botellas reutilizables de vidrio Flaska son apropiadas para gente con un estilo de vida activo e ideales para usar durante la actividad deportiva, aunque no debemos olvidar que no es irrompible. El colorido de las distintas fundas protectoras tiene el papel de captar nuestra atención y “recordarnos” que bebamos más agua a lo largo del día. Además, la peculiaridad de la botella Flaska es que está programada. Gracias a esta característica conseguimos que el agua de Flaska se estructure y por tanto podamos beber agua de mejor calidad.

 


[1]Združenje polnilcev embaliranih vod Slovenije  (www.voda.si)

[2] Energy implications of bottled water, P H Gleick and H S Cooley, 2009

[3] The Compelling Facts About Plastics 2009

[4] http://mojevro.finance.si/238946

[5] http://www.grid.unep.ch/product/publication/freshwater_europe/consumption.php

[6] http://www.medicalnewstoday.com/articles/151156.php

[7] http://www.treehugger.com/SIGG%20Quality%20Guarantee-%20April%2015%202008%20%282%29.pdf

[8] http://www.vitrum.si/znacilnosti-stekla-steklene-embalaze

 

 .