Tu carrito

Tu carrito

0,00 €
Importe total:
Para Nuestro Medio Ambiente 

La Huella de Carbono de Flaska

El proyecto

 

Estamos orgullosos de ser una de las primeras empresas en Europa que han medido la huella de carbono de su producto. El proyecto ha tenido dos objetivos. Uno de ellos ha sido explorar (y utilizar) cualquier posibilidad de disminuir nuestras emisiones de efecto invernadero (GHG) y los efectos negativos para el medioambiente derivados de éstas, así como analizar lo costes de implementacion de dichas acciones. El otro objetivo del proyecto ha sido comparar la cantidad de emisiones producidas al beber agua del grifo de la Flaska con las emisiones causadas por beber agua embotellada.

 

El estudio sobre el impacto de Flaska para el medio ambiente y su huella de carbono ha sido realizado por la compañía Ekogenca (Slovenia), siguiendo los estándares PAS 2050. Dichos estándares exigen que se incluya el LCA (Enfoque de Ciclo de Vida), en el que se reflejan las cantidades de emisiones que se producen como consecuencia del proceso de producción, durante la vida y el desecho de un producto. La huella de carbono se calculó para los diseños Flaska Neo (funda de neopreno) y la Flaska Classic (funda de algodón),  y también se compararon dos métodos de envío (en casa o en la tienda). Se escogió un periodo de tiempo de cuatro años, puesto que la botella Flaska tiene una garantía de efectividad del programa al 100% durante este periodo. Luego se actualizaron las mediciones iniciales de la huella de carbono, con los escenarios de reducción de emisiones y los objetivos propuestos. Y también se realizó una comparación entre las emisiones de GHG producidas por Flaska y las del agua embotella.

 

Los Resultados

 

La Flaska que presentó las menores emisiones de GHG resultó ser la Flaska Neo comprada en una tienda física. El análisis también mostró que un ciudadano corriente de Eslovenia (cuyo consumo medio de agua embotellada es de 56l/persona en un año), que deje de beber agua embotellada y empieze ha beber agua del grifo en Flaska, reduciría su impacto por beber agua en al menos 36.81kg de CO2 o en un 95% en cuatro años. Además, también se calculó el potencial de reducción de GHG. Lo sorprendente de los resultados fue descubrir que una gran parte de las emisiones se origina en el transporte local entre los diferentes proveedores. 

 

Fotografía: Comparación de las emisiones generadas por el agua embotellada frente a las de Flaska en cuatro años.

 

 

Se han utilizado estadísticas oficiales de 4 años sobre el consumo de agua embotellada en Eslovenia (224l por persona) e Italia (756l por persona).

** Se han utilizado datos de envío dentro de Eslovenia. La diferencia no resultó significativa en el caso de enviar una Flaska a Siena .

 

* Los cálculos fueron realizados para el 2010. Los resultados han podido tener alguna variación desde entonces.